Los inversores sostenibles ejercen presión

Un lobby formado por 25 fondos de inversión piden a nueve grandes empresas cotizadas que revisen su pertenencia a grupos de presión que niegan el cambio climático y trabajan para frenar las políticas medioambientales. Esta campaña está coordinada por la organización Share Action, promotora de la inversión responsable en Europa desde el año 1990.

Dicha coalición muestra su preocupación por el apoyo económico que ofrecen a organizaciones que cuestionan el calentamiento global, tales como Cefic, The International Association of Oil and Gas Producers o Business Europe.

«Abordar el problema del calentamiento global debe ser prioritario en la agenda de los inversores responsables en todo el mundo. Nuestros fondos de inversión tienen un papel importante que desempeñar para asegurar que sus carteras están protegidas en el largo plazo de los daños económicos del cambio climático», afirma la directora ejecutiva de Share Action, Catherine Howarth.

Una reciente publicación del Instituto de Estudios Políticos (PSI, por sus siglas en inglés), elaborado por investigadores de la Universidad de Westminster, mostraba la contradicción de algunas grandes corporaciones que se plantean retos y apoyan iniciativas para luchar contra el cambio climático al mismo tiempo que financian asociaciones que despliegan agresivos lobbies contra las políticas climáticas de los gobiernos.

Actualmente, campañas de grupos de inversores responsables ya han tenido resultados positivos: Unilever, que comercializa productos como Dove o Frigo, ha abandonado Business Europe, mientras que Shell y BP se han desligado del American Legislative Exchange Council (ALEC), un asociación vinculada al Partido Republicano que niega el cambio climático, según informaba el diario británico The Guardian el pasado mes de agosto.

 

Fuente: ethic

Comments are closed.