Inversores y Cumbre sobre el Clima 2014

Ayer tuvo lugar en la sede de la ONU en Nueva York la Cumbre sobre el Clima 2014 – una acción catalizadora, en la que participaron por invitación de su Secretario General, Ban Ki-moon, dirigentes de gobiernos, instituciones financieras, empresas y la sociedad civil del mundo.

Como interesantes entregables resultado de la Cumbre, el programa anuncia:

Financiación Verde: Los interlocutores del sector público y privado realizarán declaraciones y asumirán compromisos para hacer más ecológicas sus carteras financieras y ampliar la disponibilidad de financiación mediante instrumentos como los bonos climáticos.

Reglamentos verdes: Los organismos de regulación y las instituciones financieras anunciarán iniciativas para trabajar en aras de unos reglamentos que reconozcan el verdadero coste de los riesgos de capital y climáticos.

Fondo Verde para el Clima: El Secretario General anima a los gobiernos a que anuncien sus contribuciones a la capitalización inicial del Fondo Verde para el Clima.

Sin duda, el potencial papel de los inversores para acabar trasladando a la acción políticas y compromisos es enorme. En noviembre de 2010 se firmó, por parte de 268 inversores –tanto propietarios como gestores de activos- que representan conjuntamente activos por más de 15 billones de dólares, la Declaración Mundial de los Inversores sobre el Cambio Climático: reducción de los riesgos, aprovechamiento de las oportunidades y cierre de la brecha en inversión climática.

Los inversores por tanto piden a los gobiernos nacionales y a las instituciones internacionales que implementen las políticas y las herramientas necesarias para optimizar la inversión privada en la economía de bajas emisiones de carbono.

En la Declaración se incluían ya una serie de recomendaciones para la acción a nivel nacional e internacional, entre otros, acciones para construir confianza entre los países, claridad y seguridad jurídica, y la capacidad necesaria para tener mercados sólidos para la inversión. Apoyos claros y definitivos a la eficiencia energética, las energías renovables y una economía baja en carbono.

Así sea.

Fuente: Naciones Unidas

 

 

 

Comments are closed.